domingo, 3 de julio de 2011

LA INCONSTANCIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS

Eso de ser constante me parece de lo más complicado. Dicen que es necesario y que debo aprender a serlo para conseguir lo que quiero, para librarme de una operación, y, más importante aún, para ser alguien en esta vida. Yo digo que...


(inserte una entrada interesante aquí).



Cheers!

lunes, 6 de junio de 2011

WENDY

Wendy estaba en la fila de las tortillas sufriendo el calor de las dos de la tarde. Las señoras detrás de ella no dejaban de observarla y de cuchichear sobre sus tacones, su falda, sus lentes, su peinado… todo en Wendy parecía ser tema de chismes. Al llegar con el don que despachaba las tortillas, maldijo su mala suerte: había olvidado el dinero. Wendy tuvo que salir de la fila con cara de derrota, no sin antes dirigir una fría mirada al par de mojigatas que no habían dejado de cacarear sobre su nueva blusa. Ya en casa, con el monedero en la mano, Wendy se miró en el espejo antes de salir. Acomodó el bulto entre sus piernas, el relleno de su sostén y sonrió pensando para sí misma “Wendy, eres una muñeca”.


Roxana Blancas


Una pequeña broma que terminó en una mini-mini-ficción o cuento micro-micro... ya saben, las etiquetas salen sobrando en este blog.


Cheers!

viernes, 3 de junio de 2011

I'M A LOSER BABY!

Pues creo que ya debería estar acostumbrada a la derrota. Grandes, pequeñas, catastróficas, insignificantes... name it, I own them. Esta vez ni siquiera tenía expectativas, ni siquiera se trataba de algo grande o muy significativo, sin embargo, la punzada no deja de doblegarme el espíritu un poco. Yo pensaría que con tantos fracasos ya estaría acostumbrada, pero uno no deja de esperar (aunque sea en secreto) que tal vez la siguiente sea la buena.

En fin, esta eterna loser se confortara dejando aquí su minificción perdedora del concurso #66 de Alberto Chimal. Él explica que: "En esta ocasión hubo numerosos textos metaficcionales: que no sólo se referían a la foto, sino que comentaban el hecho de escribir a partir de la foto. El problema con textos así es que, en general, terminan por depender de la foto y se convierten en una explicación o pie de página de ella". A mí se me clavó la idea de mi antiguo proyecto sobre escribir los cuentos a partir de las fotos y en él la dependencia del texto a la imagen y viceversa era esencial. Tal vez por eso no logré captar la esencia del concurso. En fin, al mundo no le gustó mi relato, pero a mí sí, al final ese es el chiste de todo esto, ¿no? ¿NO? Bueno...




Rojo carmín





Sabías que la espera podría prolongarse como suelen hacerlo esas horas en las que lo anhelado se esfuma. Pero ¿quién podría culparte? Sólo necesitabas sentir su aliento en tu cuello una vez más, ver su rostro entre tus piernas dibujando un deseo que se piensa pero que jamás… jamás se dice. Y lo que dicen por aquí es que eres la caricatura de una noche frustrada, los tacones gastados que habrán de colgarse al lado de la cama en la espera de que la siguiente noche sea diferente. Al final, ellos qué saben, tal vez la siguiente persona que cruce la puerta se atreva a encontrarte detrás de todo ese rojo carmín y decida quedarse…


Roxana Blancas



lunes, 30 de mayo de 2011

SONATE DE MINUIT

Las palabras eran su arma letal, podía desarmar a cualquiera con sólo una oración; aun sin conocer al oponente, sabía exactamente qué palabras podrían atravesar la piel como una espada. Pero ¿de qué le servía semejante poder ahora? Ahora que temblaba como niño asustado y que ni una sola palabra podría defenderla de ese inevitable conjuro. Él no dijo nada, una sola mirada atravesó su pecho y le quitó el aliento. Sin verbos ni sujetos ni conjunciones ni complementos, él acertó y se fue. Su piel brillaba como la luna y sólo esperaba que aquel rojo carmín que recorría su vientre no tardara mucho en definir su punto final.


Roxana Blancas



Esta minificción se me atravesó sin ninguna fotografía, pero de alguna manera va hilada en este ciclo de relatos cortos. ¿Minificciones o cuentos cortos? Las nomenclaturas me dan dolores de cabeza, quizás empecé a llamarles minificciones por el concurso al que me metí de Alberto Chimal. Lo cierto es que me gusta la brevedad. Entre menos palabras para mí es mejor. Tal vez incursione en las microficciones. Y que conste que no me gusta esto por la economía del lenguaje, simplemente me parece fascinante el reto de describir el mundo en pocas palabras.


En fin...

domingo, 29 de mayo de 2011

DE LA FOTOGRAFÍA A LA MINIFICCIÓN: NIEBLA


―Tal vez es algo que sólo viene de noche, que se entrega en el alba como fugaz anhelo ―le dijo a Elena al oído intentando ver su cara entre la niebla. ―O tal vez sólo soy yo intentando decirte algo que ya no recuerdo, algo que ya no mereces. Sin contestarle, Elena se levantó, la miró con desdén y se alejó de ella lo más rápido que pudo. Lloraba como si la sangre que corría por sus venas estuviera destruyendo cada parte de su cuerpo. Lloraba con la certeza de que no podría aguantar una más. Se arrancó la llave del cuello mientras pensaba “esta vez no, esta vez todos sabrán la verdad”.

Roxana Blancas

miércoles, 18 de mayo de 2011

DE LA FOTOGRAFÍA A LA MINIFICCIÓN: LA OTRA ORILLA

Foto de Sofia Minetto.

Seré el pretexto que se calla entre ustedes dos. Iluminada en ese amordazado deseo de ser la protagonista, me conformaré con mirar la historia desde el último asiento en la sala. Celestina por despecho, solitaria por convicción, recorreré una y mil veces este camino hasta llegar a esa orilla en la que soy yo quien te arranca las ganas.


Roxana Blancas

lunes, 16 de mayo de 2011

DE LA FOTOGRAFÍA A LA MINIFICCIÓN: ARACNOFOBIA

Creo que tengo demasiado abandonado este blog que realmente nunca se ha tratado de nada. Quizás esta nueva idea mereciera abrir un blog independiente, pero eso de esparcirme en muchos lados siempre me ha dado una sensación de ansiedad. Así que este proyecto empezará y se desarrollará aquí.

Hace un año intenté ganarme una beca del FONCA con un proyecto sobre amor y odio al DeFe a través de cuentos y fotografías. Mucha era mi ingenuidad al pensar que sería fácil entrar al pervertido mundo de las becas, el banco de favores y la trepadera sin fin. Me quedé con muchas ganas de hacer algo similar, no sólo sobre la Ciudad de México, sino con fotografías en general y, aunque nadie me dé una beca, quiero materializar la idea aquí.

Cada semana (o varias veces a la semana, según el tiempo disponible) le daré random a las fotos en Flickr y la foto que capture mi atención inspirará una minificción. Tal vez me meta en algunos problemas si alguien no quiere que su foto aparezca por aquí, pero los créditos estarán bien claros.

Empecemos con un random de mis propias fotos en el Flickr.



ARACNOFOBIA



Las arañas de su mente trepaban por la noche, escupían su veneno y se iban al amanecer. Por la mañana parecía tener resaca, se sentía cansado, contaminado de algo que no era capaz de pronunciar. El desayuno sabía cada vez más extraño, de pronto tenía ganas de tirarse en una esquina y dejar el día pasar sin salir de la oscuridad. Una tarde, cuando ella lo besó, no pudo evitar ese horrible impulso que venía desde el estómago y la tomó como con ganas de destrozarla. Asustado de sí mismo regresó a esa esquina donde ahora resplandecía su cochón. Las arañas de su mente volvieron a trepar, escupieron su veneno y huyeron con los primeros rayos de sol. Juraría que despertó de cabeza, sus extremidades formaban varios pares que le permitieron guardar el equilibrio en la pared. Corrió a mirarse en el espejo cuando sintió en sus labios unos pequeños colmillos. Al mirarse se dio cuenta de que nada había cambiado, su rostro era el mismo, no había colmillos ni extremidades de más… sin embargo…


Roxana Blancas


jueves, 24 de febrero de 2011

AL FIN


Nada como el olor a tesis recién impresas...


pura felicidad.

miércoles, 9 de febrero de 2011

DE LA SUERTE Y OTROS MALES

Tendría que explotar. Para que el vértigo y la sensación de fracaso se vayan… tendría que explotar. Desde el estómago se dictan los siguientes pasos. Uno, dos, tres. ¡Pum! Pero sigo aquí, mi bendita suerte no me deja ir. Aunque ya no me queda mucha de esa. Por suerte.

Pienso que sería más fácil que aceptaras que nada de esto es mi culpa, que simplemente soy víctima de las circunstancias, que bla bla bla bla; y que un día si ya no me encuentras simplemente pensaras que fui al baño, o al cine, o al parque, o a buscar más gatos. O que simplemente aceptaras que me fui porque ya no podía ser, ni estar…

Pero me buscarás, eres necio y me buscarás. Y para ese momento la punzada que atravesaba mi estómago ya habrá atravesado mis manos. Ya no seré yo quien escribe, ya no seré yo quien piensa. Los pedazos de mí inundarán la única habitación en la que se te ocurrirá buscarme. Y si tienes suerte, podrás darte la vuelta y fingir que fui al doctor antes de que esos pedazos te cuenten historias.

Mas si es demasiado tarde y se te ocurre hacerles caso, que busques una explicación no servirá. Tampoco reunir los pedazos para pretender otro rato. Pretender es un arte que no dominarás. Se requiere de un astuto cinismo que a ti se te escapó cuando aprendiste a sonreír. Y para mí… pretender es un vicio que necesitaba dejar.

Por eso a los pedazos hay dejarlos regados, guardados en esta habitación que contendrá un fracaso que no puede ser contado, que no puede estar a tu lado. Y para eso sólo tengo que esperar a que la suerte cuente sus últimos triunfos. Uno, dos…


Roxana Blancas