viernes, 15 de junio de 2007

NO HE LEÍDO EL QUIJOTE, NO SOY DE FIAR

Esta entrada quise hacerla desde hace más de una semana, pero la ruda carga de trabajo que se vino por los finales de semestre me ha impedido hacer muchas cosas –por no decir que todo lo que no sea escuela.

En la UNAM tenemos maestros de todo tipo. A mí me ha tocado ver desde los mediocres que se la viven fregando al prójimo, pasando por los que son eminencias pero que no saben enseñar, hasta los que nos matan de risa y nos enseñan sin que nos demos cuenta, llegando a los que nos cambian la vida con un sólo curso.
Aurelio Gonzáles es de esos pocos maestros que cambian demasiado en ti y enseñan cosas que no esperabas. Lo que más admiro en él fue el habernos enseñado a pensar. Sonará un poco extraño, pero creo que la mayoría de los que estuvimos los 4 de semestres que da en la Facultad con él aprendimos a ejercitar ese difícil órgano llamado cerebro. Desde la primer clase hasta la última, Aurelio era experto en ponernos nerviosos y hacernos olvidar hasta nuestro nombre cuando nos preguntaba algo frente a toda la clase. Desde la primer pregunta que me hizo sobre el Mío Cid hasta la ultima sobre El castigo sin venganza, jamás pude contestarle algo que me dejara satisfecha… jejeje, pero caray, como disfrutaba esa descarga de adrenalina y nervios.
Sus trabajos finales fueron lo más pesado de la carrera hasta ahora. Todos nos amanecimos, al menos una vez, redactando la información para sus preguntas. Por su trabajo conocimos la biblioteca del Colegio de México, lugar donde pasamos largas horas investigando sobre sus temas. Y aunque en los primeros trabajos no fue nada bien, me obstiné y me decidí a tener un 10 con él. Su último trabajo lo entregue ayer… así que el desenlace aun espera una sorpresa.

Su última clase… fue por mucho la mejor clase que he tomado en lo que va de mi carrera y de toda mi vida académica. Ningún maestro me había hecho llorar reflexionando su visión del Quijote. Ningún maestro me había dado consejos tan valiosos. Ningún maestro había logrado obtener tanto de mi cariño, respeto y admiración. Para cerrar el curso de Siglos de Oro nos hablo del Quijote, como era de esperarse. Pero no fue una clase sobre datos y análisis académico de la obra. Nos dio su visión sobre la novela, lo relacionó con nuestra carrera y la vida que elegimos… que a nuestras alturas ya habíamos sido tachados de locos por nuestra vocación, que ya no habrían roto el corazón, que ya habríamos sido decepcionados terriblemente y sabríamos de lo que el Quijote habla. No podría escribir todo lo que nos dijo, mi memoria me traiciona al tratar de serle fiel a sus palabras. Pero todo lo que dijo, por más cursi que pueda sonar, se quedo en mi corazón. Todos deberíamos tener un maestro así al menos una vez.
Cuando acabó nos agradeció nuestra presencia, nos deseó lo mejor y para ese momento ya varios estaban llorando. Cuando todos se despedían de el y le daban las gracias, a una amiga a y a mi nos fue inevitable no dejar a un lado la compostura y abrazarlo. Si me lo preguntan, ese día entra en mi top15 de momentos increíbles de mi vida.

Confieso, como lo hice con Aurelio XD, que no he leído el Quijote. Nunca me ha pesado eso ni considerando que esa ausencia en mis libros leídos es casi un crimen en mi Facultad. Pero ahora por fin tengo una buena actitud y buenas razones para leerlo de principio a fin. No sólo porque todos lo leen.


aurelio

7 comentarios:

the lines on my face dijo...

qué chido que tuviste o tienes un maestro así, de verdad que cambian la forma de entender la vida... y son pocos, por lo tanto, los aprecias más... mucha suerte en tus trabajos finales y que te vaya muy bien ;)

proctorul dijo...

yo no pude leer el quijote. lo intentaré después.

que una persona te haga llorar con reflexiones humanísticas es muy difícil.

los sentimientos son una cosa extraña.

me impresiona la gente que puede permanecer mucho tiempo en un salón de clases.

suerte.

Roxana dijo...

Ps ya no lo tengo pero lo disfutamos mientras duró =)

Y proctorul... permanecer en un salón mucho tiempo a veces es más sencillo con buenos maestros. Aunque unos que nos lo hacen muy difícil.

Saludos a los dos!

Megara dijo...

Wow que padre..se a loq ue te refieres...yo tengo asi a mi profesor Robert Shadow!

Roxana dijo...

Me alegro que tengas a tu Aurelio, jejeje, por asi decirlo =)

Roxana dijo...

Y me puso 8 en mi trabajo final el condenado!!! Buhu

David dijo...

Me sorprende que haya maestros aun asi y mas en la UNAM - que suerte tienes.