jueves, 22 de marzo de 2007

RE-JAISABISÁNDOME, RE-ANIMÁNDOME

Últimamente mi pluma y yo estamos peleadas. O quizá sean las hojas en blanco las que nos han ahuyentado. Podría volverme un poquito loca y empezar a hablar de una conspiración entre las plumas y las hojas y la gente y mis ideas inconclusas y la escuela y los maestros y el gobierno y los aliens ¡y Bush! Y mi mamá y mi cuerpo... para no dejarme escribir nada y tenerme ahí a un ladito, inválida y con palabras en la boca que nadie escuchará.
A veces -esas veces que suceden en días como hoy- reconsidero mis metas, repaso mis sueños y los sobre analizo respecto a lo que he avanzado y a lo que he hecho por ir tras ellos. El último gran paso que di para perseguir mi gran sueño y mi meta más grande fue elegir Lengua y Literaturas Hispánicas, hacer el examen, quedarme e inscribirme… de ahí en adelante nada ha ido como pensaba/esperaba/quería/imaginaba.
Mi apatía, mi flojera, mi desidia y todas esas cosas que me han atacado desde siempre, hoy se han hecho más presentes que nunca. Si planeo llegar a algún lado… voy por un camino que lleva a una pared larga, larga, larga y una flecha hacía todos esos trabajos que me juré jamás tomaría ni por hambre. Todo lo que pensé que ya tendría aquí, en MÍ, ¡no está! Ojalá hablará de cosas materiales, desafortunadamente me refiero a cosas que el dinero jamás podría darme. Llevo casi dos años de carrera y me siento más neófita que cuando entré… Llevo casi dos años de carrera y no he hecho nada por hacer contactos, por intentar ser publicada (obvio, publicaciones al alcance de alguien que empieza), por intentar destacarme, por intentar ¡algo! Roxana va con la corriente, cómoda, sin preguntar, sin hablar, pero esperando que todo le caiga en las manitas de princesa que el cero trabajo le ha dado.
A veces me asusta preguntarme qué se necesitará para despertarme, para que este análisis infinito se vuelva acciones.
Lo que sea habré de forzarlo, habré de forzarme… finalmente voy tras mi pasión (¿qué más quieres?).
Bueno… después de analizar todo eso, de darme de topes contra todas las paredes, de regañarme y de aceptar que seguiría otro semestre con la misma actitud, me dispuse a leer al único hombre que puede erizarme la piel con sólo pensarlo. Volví a leer ese poema que me dio el tiro de gracia y me trajo definitivamente a éste loco camino de los escritores wanna be… y retomé la ilusión de cuando tomé clases por primera vez en mi Facultad. Es como si jamás lo hubiera leído cada vez que empiezo. Me da todas las respuestas y el consuelo clamado… por más debrayado que eso pueda sonar, finalmente la poesía es eso... y vaya, nadie dijo que esto sería sencillo
En fin… no más drama, dejo a Sabines hablar.


Después de leer tantas páginas que el tiempo escribe con mi mano,
quedo triste, Tarumba, de no haber dicho más,
quedo triste de ser tan pequeño
y quedo triste y colérico de no estar solo.
Me quejo de estar todo el día en manos de las gentes,
me duele que se me echen encima y me aplasten
y no me dejen siquiera saber dónde tengo los brazos,
o mirar si mis piernas están completas.
"Abandona a tu padre y a tu madre"
y a tu mujer y a tu hijo y a tu hermano
y métete en el costal de tus huesos
y échate a rodar, si quieres ser poeta.
Que no esclavicen ni tu ombligo ni tu sangre,
ni el bien ni el mal,
ni el amor consuetudinario.
Tienes que ser actor de todas las cosas.
Tienes que romperte la cabeza diariamente
sobre la piedra, para que brote el agua.
Después quedarás tirado a un lado
como un saco vacío
(guante de cuero que la mano de la poesía usó),
pero también quedarías tirado por nada.
Yo me quejo, Tarumba, de estar sirviendo a la poesía y al diablo.
Y a veces soy como mi hijo, que se orina en la cama,
y no puede moverse, y llora.


-Jaime Sabines

4 comentarios:

proctorul dijo...

21 años sobre la tierra son un buen inicio. A esa edad, los espartanos apenas podían ser considerados testigos, para que aprendieran. No eran homoioi (gente igual) sino hasta los treinta, cuando su etapa formativa terminaba.

El bushido dice que el samurai debe experimentar todo lo que quiera hasta los treinta, y ser estable a los cuarenta.

No es gratuito que digan que la vida comienza hasta entonces.

El sentirse neófito incluso después de leer mucho (no sé cuánto sea eso) es normal porque todos los días son nuevos (ay, qué cursi soy). ¿Ya tienes un trabajo? Normalmente sólo tienes que hacer las cosas y ya. Uno se pueder perder en las opciones.

Dice Leonard Cohen: Live through choice is eventless.

El Negro dijo...

Después te darás cuenta que publicar no es tan importante como estar satisfecha con lo que escribes. Siempre uno será un ignorante, nunca serán suficientes las lecturas. Lo único que importa es seguir escribiendo y leyendo, romper lo que ya se ha escrito y comenzar de nuevo.

Adonis dijo...

Hola Roxana como estas, me di cuenta apenas ayer de que habias leido mi historia y me dio curiosidad ver tu blog, yo tambien estoy peleado con la pluma y por eso casi no escribo pero si te interesa el capitulo 3 esta desde hace algunos dias... tambien estoy muy apatico con mi carrera y no me gusta mi escuela pero bueno, y leí la carne y el alma (vol2, el 1 no lo encuentro, estara en entradas muy anteriores), y esta muy bonito escribes muy padre siguele asi sigue escribiendo y yo seguire entrando para leerte.

Ah, y la cancion de bright eyes me encanta.

the lines on my face dijo...

ánimo!!! el 2do año no es fácil, ni los venideros, sí, hay que empezar a moverse pero sin tratar de correr, te lo digo por experiencia propia, a veces correr nos dirige a lugares que realmente no queríamos ir, y a sentimientos que realmente no buscábamos, tu tómatela tranquila, disfruta y regocíjate con lo que escribes y poco a poco todo irá saliendo...