miércoles, 23 de julio de 2008

COMO SI FUERA AÑO NUEVO

... ando haciendo cambios como si empezara el año, queriendo hacer todo diferente, mejor.

Empezando por hábitos simples como lavarse la cara diario y dos veces al día, leer al menos una hora diaria aunque no esté en clases, no comer tanta porquería, etc, etc.
Pasando por un gran cambio de look, casi 10 años de melena larga larga larga se fueron... =0
Cambiando la apariencia de todos mis espacios en internet as well, quitando cosas que ya no me representaban... como mi nick en msn que por años fue PUNK -N- JUNK, ya no me siento como adolescente "punkie" queriendo ser ruda.
Llegando a lo difícil: perdonar, perseverar en mi paciencia e intentar madurar.
Perdonarla a ella... por haberme dejado de manera tan cobarde y aceptándola de regreso, sin olvidar pero perdonando, sin olvidar pero sin recordarlo todos los días del resto de mis días.

Conservando la calma y la paciencia con mis padres que jamás entenderán lo mucho que pueden confiar en mí... y aceptando que ellos jamás cambiarán su forma de pensar, ni su ideología... triste, pero hasta que no pueda pagarme todo sola, no podré tomar desiciones sola.
E intentando madurar, aceptando más golpes injustos de la vida con la escuela y con los amigos que resultaron no serlo tanto. Dejando ir lo que no me hace bien y cuidando lo que me hace feliz.

Muchas personas han estado saliendo de mi vida; unas por desición propia, otras porque yo ya no les encuentro lugar. Y al final sé que todo este movedero de gente y cosas es por un buen fin. La búsqueda de una nueva yo, una nueva y mejorada YO.

martes, 1 de julio de 2008

ÁNGELA

Esperaba que lo pudiera ver. Esperar que lo entendiera ya era demasiado… pero al menos que lo mirara, que se despertara y se diera cuenta de lo que tenía a su lado. Para mí era demasiado obvio, quizá éramos tan diferentes que alguien como él no podría haber notado lo que había detrás de unos ojos que pedían cariño. Pudo haberse ahorrado tanto si tan sólo se hubiera tomado un momento en realmente observar. Para estar conmigo… el que no va más allá de la superficie, pierde.

Suelo elegirlos pensando que ellos mismos pueden salvarse del inminente desenlace, pensando que si ellos no hacen algo al respecto no será mi culpa lo que pueda pasar. Así que esa noche no pude controlarme más; estaba dormido tan ausente y tan resplandeciente… Enrollé la cuerda de siempre entre mis manos, la estiré lo suficiente para saber que tenía el control, me acerque a él y lo monté como si pensara juguetear un rato. No se despertó. Entonces acerqué la cuerda lentamente hasta que tocó su cuello, entonces despertó. Me miró y por fin se encontró con lo que había ignorado todo ese tiempo, miró a esos ojos que le pedían algo que él no supo interpretar, había confundido ternura con algo que las palabras no me permiten expresar, pero que él vio y no necesitó más explicaciones. Fue lo último que vio. Para mí… el arrancarle el último suspiro me hizo sentir por fin completa, como un ser que podía ver más allá de la muerte, que podía provocarla y ser tan poderosa como ella misma. Pero sólo es un momento… y el sabor que deja sólo me obliga a volver a hacerlo.


Es increíble lo que un cambio de nombre y color de cabello pueden hacer. Después de todo, ¿quién sospecharía de unos ojos tan desesperados por cariño?


R. Blancas