lunes, 24 de septiembre de 2007

CADÁVER EXQUISITO

Somos varios y varias, no discriminamos, sólo nos enchinchamos.
Habitamos un sólo lugar, paseamos y movemos, removemos, arrastramos y pisamos.
Así es la mente y la lengua y la carne.
Cíclica vida, pan de muerte para todos como en la piedra de sol.
Ninguna idea es original. Somos la copia de la copia de la copia de la copia...
Mi voz no es mía, me la prestan, me la robo, la compro (si tengo dinero). Mi voz no es mía.
Desdeñosos escritores partiéndose la cabeza contra el escritorio, buscando el agua, la luz... pobres diablos mal pagados, desgastados, angustiados. No, hoy tampoco te publicarán. Ni mañana, ni pasado. Quizá cuando en tu currículo pese Cien años de soledad puedas publicar lo que se te antoje. Incluso aquello que no deberías.
La verdad es que soy sola una. Y me cuesta, me cuesta mucho.
La pluma del poeta con sangre se llena. Y con las cuentas el alma se le achicopala. No entiende de razones, su trabajo es vivir la vida y contarla. Nadie paga bien por tan problemática tarea.
Entendemos poco, hablamos mucho, escribimos más. No hemos de llegarle. Y es que, ¿adónde es que tenemos que llegar?
Mi angustia de hoy en día es el pan del día siguiente.
Mi alegría de hoy y siempre es lo que en mi futuro voy tejiendo contigo. Y en mi mente dibujamos juntos los recuerdos por si se quieren llegar a resbalar.
No hace falta más que una cama y soledad para que el paraíso reine entre las pampas de nuestros cuerpos desnudos.
De alguna manera siempre empiezo hablando de una cosa y termino hablando de ti.
Mi principio y mi final, mi espiral nocturno y bella redención matutina… tú, tú, tú.
Así es la vida y la noche y la prososa manera en que una escritora desahoga a su espíritu.
Esto no es poesía, ni prosa, ni ensayo, ni cuento (entiéndase que mucho menos novela).
Somos varios y varias, una y ninguna. No llegamos a ningún lado, sin embargo seguimos escribiendo.



Evidentemente no es un cadáver escrito por varias personas. Ni es un cadáver en la extensión y definición de la palabra. Es mi debraye nocturno y lo que diferentes partes de mi cabeza me decían. Cual paranoica, hay muchas voces aquí dentro =P

4 comentarios:

the lines on my face dijo...

la vida creativa es de las más difíciles, pero verás dentro de tu debraye que algún día tantas palabras esparcidas quedarán retratadas en algo en alguien en alguienes... no se achicopale ni se estrece a menos que ayude más a tu creatividad.
saludos ;)

Megara dijo...

Me gustó tu escrito, caótico, sinsentido pero eso me gusta!
Y claro...todos somos muchas voces, la unidad no existe. Bizz

Mme. Carroll dijo...

Somos miméticos por naturaleza, pero qué hueva admitirlo. Tú, aunque lo admitas, al final concluyes que no eres tan mimética, ¿viste? No escribiste nada en particular y eres muchas voces. La copia de la copia me dice que no quieres ser copia. ¡Retomemos el creacionismo!
"Por qué cantáis la rosa, ¡oh Poetas! Hacedla florecer en el poema..." (Vicente Huidobro, Arte Poética, 1916)
Chale, yo y mis comentarios ñoños :(

Ale Morando dijo...

aunque digas que es debraye muchas veces es solamente creatividad que aflora mediante palabras, imágenes y a veces hasta voces de tu interior :D esta increible!